Bienvenidos a Bibbiano

En la cuna del Parmigiano Reggiano

Aquí nacen las Parmonie.

Aquí se siguen produciendo hoy en día.

De aquí proviene el queso con el que se hacen.

Porque Bibbiano es la cuna del Parmigiano Reggiano

Bibbiano es un observatorio privilegiado para ahondar en la fascinante historia sobre los orígenes del Parmigiano Reggiano.  No solo porque este pueblo es famoso por ser la «cuna del Parmigiano Reggiano» con respecto a prestigiosos éxitos empresariales y a exposiciones del siglo XIX, sino porque estamos en una zona con una tierra particular, con el conoide formado tras las glaciaciones, ideal para ser cultivada incluso en la llanura baja pendiente de sanear.  En esta tierra crecen, desde hace siglos, lujuriantes prados estables con un valor medioambiental único.  Es la tierra de Matilde de Canossa, la Gran Condesa que, después del año mil, mantuvo un trato especial con los monjes benedictinos.  Se creó un monasterio en su castillo y al mismo tiempo hizo importantes donaciones al castillo de Marola. Este último tenía sus pastos y sus vaquerías en Bibbiano.

En las praderías de Bibbiano, en el monasterio del abad Giovanni, de Marola, sucedió un hecho importante y capaz de marcar a fuego la historia del Parmigiano Reggiano. Corría el año 1159.  Aquí encontramos la primera -y por el momento la más antigua- cita sobre el nuevo queso de vaca («formadio»), que con el tiempo se convertirá en el famoso Parmigiano Reggiano.

Nos encontramos en una tierra de canales, tan importantes para producir forraje en mayor cantidad y calidad, pero sobre todo estamos entre la llanura alta y la colina donde, en las propiedades de los duques, trabajan agricultores anónimos y aplicados, generación tras generación. Su trabajo completa este entorno maravilloso. Estamos en las Tierras de Canossa, en la cuna del Parmigiano Reggiano por historia, microclima, suelos, forrajes y tradición.

Bienvenidos a Bibbiano, cuna del Parmigiano Reggiano, un lugar donde desde hace miles de años se suceden las fases del cultivo de los prados, de la cría de ganado y de la transformación de la leche en queso.

Aprovechando estas peculiaridades es posible realzar todavía más un producto típico (el Parmigiano Reggiano) y, en consecuencia, un territorio.

Consorcio Bibbiano la Culla (la cuna)

Una D.O.P. en la D.O.P.

El Parmigiano Reggiano utilizado en la elaboración del producto es suministrado por una de las queserías presentes en el Municipio de Bibbiano, un territorio muy marcado por la presencia de prados estables, con más de 60 especies diferentes por metro cuadrado de superficie. Prados surgidos en el conoide del Enza y que disfrutan de las aguas de riego de este río. Esta marca se destina a las 70.000 formas de Parmigiano Reggiano producidas en el Municipio de Bibbiano (el 2,3% de la producción anual global de 3.000.000 formas de Parmigiano Reggiano) y, de hecho, satisface el deseo de variedad presente en la demanda de consumo alimentario. Respetando plenamente la normativa sobre la denominación de origen protegida (DOP), exalta más si cabe el producto de las queserías.

Inoltre “Bibbiano la Culla” è un importante elemento segno di identità per questo territorio dove è tutto il “sistema paese” (Comune, imprese, cittadini) che si fa garante della produzione a Bibbiano del formaggio e dei suoi derivati.